domingo, 23 de abril de 2017

El circo

Solía decir Santa Teresa de Calcuta que el bien no hace ruido y el ruido no hace bien.

Aunque vemos a nuestro alrededor muchas acciones malas, sigo creyendo que la tendencia al bien del ser humano es algo intrínseco en su espíritu, si bien por circunstancias varias a veces actúa de forma incorrecta.

La historia de esta semana, que lleva por título El circo, no sólo habla de hacer el bien, sino además hacerlo de la mejor forma posible: sin que el beneficiario se dé cuenta. De ahí la cita que ponía al inicio de la Madre Teresa.

Ésta suele ser la parte más difícil, pues se basa en una gran humildad personal y confianza en la Providencia. Por eso viene bien recordarlo como en esta ocasión.

Aquí va a continuación y espero que os guste. 

======
​El circo
 
Cuando yo era adolescente, en cierta oportunidad estaba con mi padre haciendo cola para comprar entradas para el circo. Al final, solo quedaba una familia entre la ventanilla y nosotros. Esta familia me impresionó mucho. Eran ocho chicos, todos probablemente menores de doce años. 


Se veía que no tenían mucho dinero. La ropa que llevaban no era cara, pero estaban limpios. Los chicos eran bien educados, todos hacían bien la cola, de a dos detrás de los padres, tomados de la mano. Hablaban con excitación de los payasos, los elefantes y otros números que verían esa noche. Se notaba que nunca antes habían ido al circo. Prometía ser un hecho sobresaliente en su vida.

El padre y la madre estaban al frente del grupo, de pie, orgullosos. La madre, de la mano de su marido, lo miraba como diciendo: Eres mi caballero de brillante armadura. Él sonreía, henchido de orgullo y mirándola como si respondiera: Tienes razón.


La empleada de la ventanilla preguntó al padre cuantas entradas quería. Él respondió con orgullo: Por favor, deme ocho entradas para menores y dos de adultos, para poder traer a mi familia al circo. La empleada le indico el precio.

La mujer soltó la mano de su marido, ladeo su cabeza y el labio del hombre empezó a torcerse. Este se acerco un poco más y preguntó: ¿Cuánto dijo? 


La empleada volvió a repetirle el precio. ¿Cómo iba a darse vuelta y decirle a sus ocho hijos que no tenía suficiente dinero para llevarlos al circo?

Viendo lo que pasaba, mi papá puso la mano en el bolsillo, sacó un billete de veinte dólares y lo tiró al suelo. 


Nosotros no éramos ricos en absoluto. Mi padre se agacho, recogió el billete, palmeó al hombre en el hombro y le dijo: Disculpe, señor, se le cayó esto del bolsillo".

El hombre se dio cuenta de lo que pasaba. No había pedido limosna, pero sin duda apreciaba la ayuda en una situación desesperada, angustiosa e incómoda.


Miró a mi padre directamente a los ojos, con sus dos manos le tomó la suya, apretó el billete de veinte dólares y con labios trémulos y una lágrima rodándole por la mejilla, replicó: Gracias, gracias señor. Esto significa realmente mucho para mi familia y para mí.


La Historia de la Semana

miércoles, 5 de abril de 2017

El truco del abogado

Un poco de humor y unas sonrisas nunca vienen mal en estos tiempos.

Esta es una historia simpática para ilustrar hasta dónde llegan los trucos de un abogado para salvar a su cliente. ¡Aunque no le sirvió!


Como les decía un profesor a sus alumnos de derecho en la última clase del curso: 'recuerden siempre que  en el ejercicio de la profesión a veces se gana y a veces se pierde.... pero siempre se cobra! 

Y sin más, aquí va El truco del abogado...
=============
El truco del abogado

​En Inglaterra un reo estaba siendo juzgado por asesinato. Había evidencias indiscutibles sobre la culpabilidad del reo, pero el cadáver no había aparecido. 


Casi al final de su alegato oral, el abogado, temeroso de que su cliente fuese condenado, recurrió a un truco:

- Señoras y señores del jurado, señor Juez: tengo una sorpresa para todos -dijo, mirando hacia su reloj-. Dentro de dos minutos, la persona que aquí se presume que ha sido asesinada, entrará en la sala de este Tribunal.
 

Y miró fijamente hacia la puerta. Los miembros del Jurado, el mismo Juez, sorprendidos, también ansiosos, se quedaron mirando a la puerta.


Transcurrieron dos largos minutos y nada sucedió. El abogado, entonces, finalizó, diciendo:

- Realmente dije eso y todos ustedes miraron hacia la puerta con la expectativa de ver a la supuesta víctima. Por lo tanto, quedó claro que todos tienen dudas en este caso de que alguien realmente haya sido asesinado. Por eso insisto para que ustedes consideren a mi cliente inocente.

Los jurados, visiblemente confundidos, se retiraron para la deliberar sobre su decisión final. Muy pocos minutos después, los jurados volvieron y el vocero pronunció su veredicto: 


 - ¡Culpable!

- Pero, ¿cómo? - preguntó el abogado- yo ví a todos ustedes mirar fijamente hacia la puerta. 

¡Está claro que tenían serias dudas! Entonces, ¿cómo es que condenan a mi cliente si tienen dudas?

El juez replicó: 

 
- Sí, efectivamente todos nosotros miramos hacia la puerta, menos su cliente... 



La Historia de la Semana

sábado, 1 de abril de 2017

La nuera y la suegra

Aunque la historia de esta semana lleva por título La nuera y la suegra, yo creo que haría más justicia que se titulara ¡Quiero matar a mi suegra!

Bromas aparte, este cuento nos recuerda algo importante: casi siempre, la actitud que uno tiene hacia las demás personas nos es devuelta en la misma medida. Cuando uno es amable, recibe amabilidad; cuando es egoísta, recibe egoísmo; cuando uno es generoso, recibe generosidad.


Practicar el bien es fácil con las personas con que tenemos afinidad, pero ¿y con las demás? Los prejuicios suelen jugar una mala pasada y condicionar nuestra forma de comportamiento.

Es verdad que no podemos cambiar la forma de ser de las personas que están a nuestro lado (como la suegra del cuento), pero sí nuestra actitud y reacciones ante ellas, de manera que la convivencia sea buena.

O dicho en otras palabras: hay más alegría en dar que en recibir, en mostrar amor y amabilidad que rencores. Por eso la historia de esta semana, de la tradición oriental, es muy ilustrativa y didáctica. Espero que os guste.

=================
La nuera y la suegra

Hace mucho tiempo, una joven llamada Li se casó y fue a vivir con su marido y su suegra. Después de algunos días vio no se entendía con ella.


Sus personalidades eran muy diferentes y Li fue irritándose con los hábitos de la suegra, que frecuentemente la criticaba. Los meses pasaron y Li y su suegra cada vez discutían y peleaban más.

De acuerdo con una antigua tradición china, la nuera tiene que cuidar a la suegra y obedecerla en todo.

Li, no soportando más vivir con la suegra, decidió visitar a un amigo de su padre para que le ayudara a deshacerse de su suegra.


Después de oírla, éste tomó un paquete de hierbas y le dijo:

- Estas hierbas irán envenenando
lentamente a tu suegra, pero no deberás usarlas de una sola vez para liberarte de ella, porque ello causaría sospechas. Cada dos días, pondrás un poco de estas hierbas en su comida.

Ahora bien, para tener certeza de que cuando ella muera nadie sospechará de ti, deberás tener mucho cuidado y actuar de manera muy amigable.  No discutas con ella, mejor ayúdala a resolver sus problemas. Recuerda tienes que escucharme y seguir todas mis instrucciones.

- Sí, Sr. Huang, -
respondió Li- haré todo lo que usted me indique.

Li quedó muy contenta, agradecida con el Sr. Huang y volvió muy apurada a su casa para comenzar el proyecto de asesinar a su suegra.

Pasaron las semanas y cada dos días, Li servía una comida especialmente preparada para su suegra.

Siempre recordaba lo que el Sr. Huang le había recomendado sobre evitar sospechas, y así controló su temperamento, obedecía a su suegra y la trataba como si fuese su propia madre.

Después de seis meses, la situación en la casa estaba completamente cambiada. Li había controlado su temperamento y ya casi no aborrecía a su suegra.

En estos meses, no había tenido una sola discusión con ella, y ésta ahora parecía mucho más amable y más fácil de lidiar.

La actitud de su suegra cambio radicalmente tanto que comenzó a amar a su nuera y empezó a tratarla como si fuera una verdadera hija, comenzó a decirles a sus mejores amigas y a sus parientes lo orgullosa que se sentía de su nuera.

El esposo de Li estaba realmente feliz de ver lo que estaba sucediendo entre ellas.

Un día Li fue nuevamente a ver al Sr. Huang, para pedirle ayuda y le dijo:

- Querido Sr. Huang, por favor ayúdeme a evitar que el veneno mate a mi suegra. Ella se ha transformado en una mujer agradable y la amo como si fuese mi madre. No quiero que ella muera por causa del veneno que le di.

El Sr. Huang sonrió y le dijo:

- Li, no tienes por qué preocuparte. Tu suegra no ha cambiado, la que cambió fuiste tú. Las hierbas que te di eran vitaminas para mejorar su salud. El veneno estaba en tu mente, en tu actitud, pero fue echado fuera y ha sido sustituido por el amor que pasaste a darle a ella.
 


La Historia de la Semana

domingo, 26 de marzo de 2017

Alaskan Summer

Comparto esta semana un poco de música ambiental para esos momentos necesarios de relajación.

En esta ocasión es de nuevo un tema del grupo alemán Tangerine Dream, que ya ha salido varias veces por estas páginas, titulado Alaskan Summer, Verano en Alaska, de su álbum Lily in the Beach.


Editado en 1989, es un buen exponente de la música electrónica, dentro de lo que se ha llamado rock progresivo, usando teclados, guitarra y batería, que estuvo de moda en los años 70 y 80.

¡Espero que os guste!



La Historia de la Semana

viernes, 17 de marzo de 2017

El anillo del Rey


A lo largo de la vida siempre hay momentos buenos y momentos malos, momentos felices y momentos tristes, que no dependen de uno mismo sino de las circunstancias que le rodean.

El cuento que comparto esta semana, titulado El anillo del Rey, nos recuerda un hecho importante: siempre hay que tener confianza en uno mismo y no creerse más cuando las cosas salen bien ni menos cuando salen mal.



Y para que no se olvide lo hace con una frase que es un recordatorio bien sencillo: esto también pasará.  Efectivamente todo va pasando y lo importante es actuar en conciencia para poder afrontar las vicisitudes que nos suceden.

En definitiva, saber vivir con sencillez para poder afrontar los retos de la vida diaria en paz y armonía.
=============
El anillo del Rey

Una vez un rey citó a todos los sabios de la corte y les informó:

- He mandado hacer un precioso anillo con un diamante, con uno de los mejores orfebres de la zona. Quiero guardar, oculto dentro del anillo, algunas palabras que puedan ayudarme en los momentos difíciles. Un mensaje al que yo pueda acudir en momentos de desesperación total. Me gustaría que ese mensaje ayude en el futuro a mis herederos y a los hijos de mis herederos. Tiene que ser pequeño, de tal forma que quepa debajo del diamante de mi anillo.

Todos aquellos que escucharon los deseos del rey eran grandes sabios, eruditos que podían haber escrito grandes tratados… pero ¿pensar un mensaje que contuviera dos o tres palabras y que cupiera debajo de un diamante de un anillo? Muy difícil. Igualmente pensaron, y buscaron en sus libros de filosofía por muchas horas, sin encontrar nada en que ajustara a los deseos del poderoso rey.

El rey tenía muy próximo a él, un sirviente muy querido. Este hombre, que había sido también sirviente de su padre, y había cuidado de él cuando su madre había muerto, era tratado como la familia y gozaba del respeto de todos.

El rey, por esos motivos, también lo consultó. Y éste le dijo:

- No soy un sabio, ni un erudito, ni un académico, pero conozco el mensaje.

- ¿Como lo sabes?, -preguntó el rey.

- Durante mi larga vida en palacio me he encontrado con todo tipo de gente, y en una oportunidad me encontré con un maestro. Era un invitado de tu padre, y yo estuve a su servicio. Cuando nos dejó, yo lo acompañe hasta la puerta para despedirlo y como gesto de agradecimiento me dio este mensaje.

En ese momento el anciano escribió en un diminuto papel el mencionado mensaje. Lo dobló y se lo entregó al rey.

- Pero no lo leas, -dijo. Mantenlo guardado en el anillo. Ábrelo sólo cuando no encuentres salida en una situación.

Ese momento no tardó en llegar. El país fue invadido y su reino se vio amenazado. El rey estaba huyendo a caballo para salvar su vida mientras sus enemigos lo perseguían. Estaba solo y los perseguidores eran numerosos. En un momento llegó a un lugar donde el camino se acababa, y frente a él había un precipicio y un profundo valle.

Caer por él sería fatal. No podía volver atrás, porque el enemigo le cerraba el camino. Podía escuchar el trote de los caballos, las voces, la proximidad del enemigo.

Fue entonces cuando recordó lo del anillo. Sacó el papel, lo abrió y allí encontró un pequeño mensaje tremendamente valioso para el momento...

Simplemente decía ESTO TAMBIEN PASARÁ.

En ese momento fue consciente de que se cernía sobre él un gran silencio. Los enemigos que lo perseguían debían haberse perdido en el bosque o debían haberse equivocado de camino. Pero lo cierto es que lo rodeó un inmenso silencio. Ya no se sentía el trotar de los caballos.

El rey se sintió profundamente agradecido al sirviente y al maestro desconocido. Esas palabras habían resultado milagrosas. Dobló el papel, volvió a guardarlo en el anillo, reunió nuevamente su ejército y reconquistó su reinado.

Ese día en que estaba victorioso, en la ciudad hubo una gran celebración con música y baile…y el rey se sentía muy orgulloso de sí mismo.

En ese momento, nuevamente el anciano estaba a su lado y le dijo:

- Apreciado rey, ha llegado el momento de que leas nuevamente el mensaje del anillo.

- ¿Qué quieres decir?, -preguntó el rey. Ahora estoy viviendo una situación de euforia, las personas celebran mi retorno, hemos vencido al enemigo.

- Escucha, -dijo el anciano. Este mensaje no es solamente para situaciones desesperadas, también es para situaciones placenteras. No es sólo para cuando te sientes derrotado, también lo es para cuando te sientas victorioso. No es sólo para cuando eres el último, sino también para cuando eres el primero.

El rey abrió el anillo y leyó el mensaje... ESTO TAMBIEN PASARÁ.

Y nuevamente sintió la misma paz, el mismo silencio, en medio de la muchedumbre que celebraba y bailaba. Pero el orgullo, el ego había desaparecido. El rey pudo terminar de comprender el mensaje. Lo malo era tan transitorio como lo bueno.

Entonces el anciano le dijo:

- Recuerda que todo pasa. Ningún acontecimiento ni ninguna emoción son permanentes. Como el día y la noche; hay momentos de alegría y momentos de tristeza. Acéptalos como parte de nuestra vida.

La Historia de la Semana

miércoles, 8 de marzo de 2017

Colección de decálogos

Hace unas semanas me comentó una persona que le encantaba leer decálogos sobre cualquier tema, pues da una visión resumida del estado del tema en cuestión, y que en particular le gustaban los del blog.

Así que haciendo una búsqueda rápida he comprobado que en estos años se han publicado muchos decálogos en La Historia de la Semana, y me ha parecido oportuno añadir una entrada con la colección de decálogos que han salido hasta ahora.

Aquí van sin orden ni concierto, tal como me han salido en la búsqueda. 

¡Espero que le sean útiles a alguien!
======

Colección de Decálogos

 
Decálogo para sentirse bien

Decálogo de la cortesía

Decálogo para ser feliz

Decálogo del vago

Decálogo del despistado

Decálogo de la serenidad

Decálogo de la edad

Decálogo para un día cualquiera

Decálogo para sentirse mal

Decálogo del trabajo


Decálogo del buen líder

Decálogo para mantenerse joven


Decálogo de la solidaridad

Decálogo del humor

Decálogo de la empatía

Decálogo del catequista

Decálogo del niño misionero

Decálogo del voluntario


Decálogo de la buena convivencia

Decálogo para desmotivar eficazmente


Decálogo de frases que hay que evitar decir a los hijos
 

La Historia de la Semana

domingo, 5 de marzo de 2017

Hechizada

El resentimiento a causa de los celos y envidias forma, por desgracia, parte de muchas personas que no saben controlar sus emociones. Y puede llegar a ser un factor que desestabiliza y da lugar a otras emociones negativas como el odio, la venganza,...

Y si no se pone un freno a tiempo crea una situación en la que todo se vuelve oscuro: se pierde la alegría y la espontaneidad, se alejan los amigos, se va aislando la persona y cayendo en la soledad,...


La historia de esta semana trata de dos hermanas pequeñas en la que una tiene éxito en el colegio y la otra no; y lo que ocurre cuando deja salir su envidia y rencor hacia ella. Se titula Hechizada, en inglés Spell Bound, y recuerda cómo el perdón y el amor es el mejor antídoto contra el rencor. Y es una buena fórmula para crecer en la amistad.

Pero mejor es verlo directamente a continuación. Y con un pequeño guión al final por si se quiere utilizar en clase.



Para una dinámica en clase, se puede abrir un debate con los siguientes puntos:
* ¿cuáles son las actitudes negativas?
* ¿por qué se originan?
* ¿cuáles son las actitudes positivas?
* ¿qué efectos producen ambas?
* ¿qué es preferible?

La Historia de la Semana

domingo, 26 de febrero de 2017

Nunca es demasiado tarde

Decía San Agustín que 'hay que vivir el presente del presente', para indicar que no se puede estar añorando el pasado ni pensando en el futuro sino realizando lo que cada momento de la vida nos va deparando.

Y en ese ir viviendo intensamente el día a día es fundamental la disposición para aprender nuevas cosas e incrementar nuestra sensibilidad y desarrollo personal.

Esa es la actitud de los niños y jóvenes cuando van adquiriendo experiencia y madurez; y cuando falta es señal de que uno se ha hecho mayor, independientemente de la edad que tenga.

En la historia de esta semana comparto un texto de José María Escudero en el que nos recuerda que siempre estamos a tiempo para aprender y rectificar los errores cometidos.

Se titula Nunca es demasiado tarde, y es que realmente nunca es demasiado tarde para ser feliz, para amar, para soñar, para sonreir,... 
==================
Nunca es demasiado tarde

Nunca es demasiado tarde para perdonar...
Aunque siempre es demasiado pronto para llegar a las manos.


Nunca es demasiado tarde para sonreír...
Aunque siempre es demasiado pronto para lamentarse.

Nunca es demasiado tarde para implicarse...
Aunque siempre es demasiado pronto para pasar de largo.

Nunca es demasiado tarde para abrirse a los otros...
Aunque siempre es demasiado pronto para cerrarse en sí mismo.


Nunca es demasiado tarde para dar el primer paso...
Aunque siempre es demasiado pronto para obsesionarse con la meta.

Nunca es demasiado tarde para edificar puentes...
Aunque siempre es demasiado pronto para construir muros.

Nunca es demasiado tarde para ser feliz...
Aunque siempre es demasiado pronto para sentirse un desdichado.


 Nunca es demasiado tarde para amar...
Aunque siempre es demasiado pronto para juzgar si lo merecen.

Nunca es demasiado tarde para soñar y arriesgar...
Aunque siempre es demasiado pronto para bostezar y “seguir tirando.”

Nunca es demasiado tarde para nacer a una vida nueva...
Aunque siempre es demasiado pronto para seguir muriendo en vida.



La Historia de la Semana

domingo, 19 de febrero de 2017

10 frases que hay que evitar decir a los hijos

Le educación es siempre un reto apasionante y difícil para los que nos dedicamos a la infancia y juventud.

Siempre queremos lo mejor para los jóvenes, ¿pero qué es lo mejor? Hay que tener mucha y buena disposición para aplicar lo más noble aunque sea superando nuestras limitaciones.


Esta semana he resumido un artículo que me ha parecido interesante sobre las cosas que no hay que decir a los hijos y que se puede extrapolar a los jóvenes en general. El artículo completo se puede leer en este enlace.

Aquí va a continuación, esperando sea de utilidad.
======================
10 frases que hay que evitar decir a los hijos

Según los expertos, éstas son las frases que debería evitar en la comunicación con sus hijos:

1. 'Aprende de tu hermano'

Las comparaciones siempre son odiosas, no sólo para los adultos, sino también para los menores. Es muy fácil caer en ellas cuando se tienen varios hijos. El niño percibe a su hermano como un modelo que nunca podrá alcanzar y esto afecta a su autoestima.

2. 'Me vas a volver loca'

Utilizar la culpabilidad para motivar no es el mejor método para cambiar el comportamiento. Además, puede generar un impacto negativo en la relación con ellos.

3. '¿No te da vergüenza portarte así?'

Al igual que la anterior expresión promovía la culpa, ésta fomenta la vergüenza. Algunos padres tratan de imponer disciplina de esta manera, principalmente delante de otras personas.
 
 4. 'Si no haces esto, te voy a castigar'

Las amenazas utilizan el miedo y pueden llegar a erosionar la confianza que los niños tienen depositada en sus progenitores.  El problema de abusar de esta frase u otras similares es que, en la mayoría de los casos, es una expresión vacía.


5. 'Estoy harta de ti'

Cuando un padre utiliza esta expresión, víctima del estrés, no tiene la intención de herir los sentimientos de su hijo, ni mucho menos, pero hay que ser conscientes de que este comentario, fruto de la exageración, puede provocar que su hijo crea que es real y permanente, y provocar en ellos un impacto negativo. 

6. 'Eres un niño malo'

Los expertos aconsejan ser concretos a la hora de explicarles qué es lo que han hecho mal y censurar sus acciones. Es más constructivo usar otras expresiones como: "No me gusta cuando haces..." para explicarles por qué su comportamiento no es aceptable y ofrecerles alternativas.

7. 'Porque lo digo yo... y punto'

Los adultos tendemos a pensar que siempre tenemos la verdad absoluta si nuestro interlocutor es un niño. Si no se les ofrece ninguna explicación de por qué deben hacer lo que se les ha pedido no se consigue nada.

8. 'No llores, que no es para tanto'

Tendemos a infravalorar los sentimientos de nuestros hijos. Aunque para nosotros carezca de importancia, para ellos la tiene y no debemos quitársela. Es mejor apoyarles y consolarles para que sepan que cuando les pase algo malo nosotros les entenderemos y estaremos ahí. 


9. 'Deja, que ya lo hago yo'

El mensaje que se lanza cuando se utiliza esta expresión es claro: "¿Para qué me voy a esforzar la próxima vez?". Además, de esta forma le estamos impidiendo que aprenda por sí mismo, convirtiéndole en una persona dependiente e insegura.

10. 'Eres un vago y así no vas a llegar a nada en la vida'

Los estudios y las malas notas son uno de los principales frentes abiertos cuando se trata de hijos adolescentes. Estas frases dañan la relación parteno-filial y provoca en los jóvenes frustración y desinterés.



La Historia de la Semana

lunes, 13 de febrero de 2017

Windancer

El dúo noruego Secret Garden ya ha aparecido en otras entradas del blog como un buen representante de la música relajante.

Alcanzaron la fama en el año 1995 al ganar el Festival de Eurovisión con un tema predominantemente instrumental. Utilizan sobre todo el violín y el piano, dando un toque íntimo a todas sus piezas que es muy relajante.


Esta semana comparto el tema titulado Windancer (que viene a querer decir La danza del viento) de su álbum White Stones editado en 1997. Tiene un toque melancólico que invita a soñar.

He encontrado dos videos con esta tema. El primero con imágenes de aves en pleno vuelo; y el segundo con paisajes otoñales muy acordes con la melodía. Aquí van, esperando que os gusten.

Con imágenes de aves en vuelo:



Con paisajes otoñales:


La Historia de la Semana

domingo, 12 de febrero de 2017

El matrimonio pobre

Hay historias de amor que conmueven y llegan al corazón, como la que comparto esta semana.

Una de las características del verdadero amor es compartir todo lo que se tiene con la persona amada, sin tener en cuenta si es costoso o requiere un esfuerzo.


Y si además se comparte la posesión más preciada que uno posee, es lo más bonito que hay. 

La expresión más sublime del amor es, como dice Cristo, la de ser capaces de dar la vida por el otro. Y en estos tiempos que estamos viviendo, marcados por el individualismo y el egoísmo, es bueno recordar que lo único que llena el corazón humano es precisamente el amor.

Aquí va a continuación este cuento con una historia de amor titulado El matrimonio pobre. Espero que os guste.  
==================

El matrimonio pobre

Formaban un matrimonio pobre. Ella hilaba a la puerta de su choza, pensando en su marido. Todo el que pasaba se quedaba prendado de la belleza de su cabello, negro, largo, como hebras brillantes salidas de su rueca. 

Él iba cada día al mercado a vender algunas frutas. A la sombra de un árbol se sentaba a esperar, sujetando entre los dientes una pipa vacía. No llegaba el dinero para comprar un pellizco de tabaco.

Se acercaba el día del aniversario de la boda y ella no cesaba de preguntarse qué podía regalar a su marido. Y además ¿con que dinero?

Una idea cruzó su mente. Sintió un escalofrío al pensarlo, pero al decidirse todo su cuerpo se estremeció de gozo: vendería su pelo para comprarle tabaco.

Ya imaginaba a su hombre en la plaza, sentado ante sus frutas, dando largas bocanadas a su pipa: aromas de incienso y de jazmín darían al dueño del puestecillo la solemnidad y prestigio de un verdadero comerciante. 
 
Sólo obtuvo por su pelo unas monedas, pero eligió con cuidado el más fino estuche de tabaco. 

El perfume de las hojas arrugadas compensaba largamente el sacrificio de su pelo.

Al llegar la tarde regresó el marido. Venía cantando alegre por el camino. 

Traía en su mano un pequeño envoltorio: eran unos peines que acababa de comprar para su mujer tras vender su pipa...


La Historia de la Semana