viernes, 29 de octubre de 2010

Diccionario de la vida

Con el paso del tiempo las palabras van adquiriendo otros significados distintos del original, habitualmente perdiendo parte de su contenido semántico.

En esta ocasión comparto un sencillo diccionario escrito desde el sentimiento para describir algunas palabras que son claves en nuestra vida y que nos pueden servir para resituar nuestra percepción de las mismas, dentro de la línea del desarrollo de los mejores valores que llevamos en nuestreo corazón.

Se titula Diccionario de la vida. ¡Espero que os sirva!

======================
Diccionario de la vida

Adiós: Es cuando un corazón se va y deja la mitad con quien se queda.

Amigo: Es alguien que se queda para ayudar cuando todos los demás se alejan.

Amor al prójimo: Es cuando un extraño pasa a ser el amigo que todavía no abrazamos.

Caridad: Es cuando una persona tiene hambre y compartimos con ella la única galleta que tenemos.

Celos: Es cuando el corazón se retuerce porque no confía en sí mismo.

Cariño: Es cuando no encontramos ninguna palabra para expresar lo que sentimos y hablamos con las manos, colocando una caricia en cada dedo.


Evangelio: Es un libro que sólo se lee bien con el corazón.

Cordialidad: Es cuando amamos mucho a una persona y tratamos a todos los demás como a ella.

Evolución: Es cuando avanzamos y sentimos el deseo de buscar a los que van quedando atrás.

Hijos: Es cuando Dios pone una joya en nuestras manos y nos recomienda cuidarla.

Fe: Es cuando una persona dice que va a escalar el Everest y su corazón ya lo considera un hecho.

Comprensión: Es cuando un anciano camina lentamente delante de nosotros y, aunque tenemos prisa, no lo apuramos .

Envidia: Es cuando una persona todavía no descubrió que puede ser mejor que otra.

Enemistad: Es cuando una persona empuja bien lejos la línea del afecto.

Lágrima: Es cuando un corazón triste pide a los ojos que hablen por él.

Luto: Es una espina en el corazón que tarda en desaparecer.

Maldad: Es cuando arrancamos las alas al ángel que deberíamos ser.

Perfume: Es cuando reconocemos a quienes nos agradan, aun con los ojos cerrados.

Muerte: Es una separación con aroma de eternidad.

Nietos: Es cuando Dios envía ángeles para alegrar a los abuelos.

Orgullo: Es cuando una persona se siente hormiga y quiere convencer a los demás de que es un elefante.

Odio: Es cuando plantamos trigo todo el año, esperando que madure, y una persona lo quema todo en un día.

Perdón: Es liberar al corazón del peso de una enorme piedra.

Pesimismo: Es cuando una persona pierde la capacidad de ver la vida en colores.

Paz: Es el premio de quien cumple honestamente con su deber.

Pereza: Es cuando un virus entra en la voluntad y la enferma.

Rabia: Es cuando colocamos una muralla en el camino de la paz.

Simplicidad: Es el comportamiento de quien comienza a ser sabio.

Superfluo: Es cuando nuestra sed necesita una gota de agua y pedimos un río entero.

Soledad: Es cuando estamos rodeados de gente, pero nuestro corazón no ve a nadie alrededor.

Ternura: Es cuando alguien nos mira y sus ojos brillan como dos estrellas.

Vanidad: Es cuando una persona abdica de su esencia a favor de otra, generalmente peor.

viernes, 22 de octubre de 2010

La unión hace la fuerza

Hemos escuchado incontables veces el dicho 'La unión hace la fuerza'. Hoy me toca repetirlo una vez más porque es totalmente cierto.

Seguro que todos podemos contar alguna experiencia personal en la que se pone de manifiesto esta afirmación. Y también hemos vivido situaciones en las que hemos añorado una ayuda especial para superar alguna dificultad.


La historia de esta semana es muy breve y trata precisamente de esto en el ámbito familiar, y se titula, como no podía ser de otro modo, La unión hace la fuerza

Espero que os guste.


=================
La unión hace la fuerza

Un anciano labrador, que tenía varios hijos enemistados, se valió del siguiente medio para darles una lección.

Los llamó a todos y mandó traer una porción de varas, que ató una a una hasta formar una sola gavilla.

Luego, pidió a cada uno de ellos que la rompiera, diciéndoles:

—Dejaré toda mi fortuna en herencia a aquel de vosotros que pueda quebrar esta gavilla.

Uno tras otro trataron de romper el mazo, ya apoyando el haz sobre sus rodillas, ya torciéndolo con fuerza. La gavilla se mostraba tan fuerte que era imposible deshacerla en dos partes.

Por fin, el padre pidió que se le entrega aquel haz que parecía inquebrantable y, sacando una por una las varas, fue quebrándolas fácilmente una tras otra.

Sus hijos, perplejos, le dijeron:

—Padre, así también podríamos haberlo hecho nosotros.

Y el anciano les replicó:

—Esta lección, hijos míos, es la mejor herencia que os dejo. Pensad en ella: Vosotros sois como esas varas. Si estáis unidos por el amor fraterno, seréis fuertes e invencibles, pero si os separáis, cualquiera os vencerá. Vuestra unión os hará fuertes.


lunes, 18 de octubre de 2010

The Mystic's Dream

Esta semana toca un poco de música, en este caso música celta, de la mano de la cantautora canadiense Loreena McKennitt, que comenzó su andadura en los años 90.

El tema seleccionado se titula The Mystic's Dream, y a mí me encanta. 

En todas las composiciones suyas que he escuchado se desprende un sentimiento de paz y serenidad que invita a la reflexión y a la quietud.

El video que ilustra la canción está rodado en directo en los jardines de la Alhambra de Granada en el año 2006, con instrumentos de época. 

Como ya es habitual la letra va al final, primero en inglés y luego en español, para practicar un poco (¡muchas gracias Corpus por tu traducción!) 

Espero que lo disfrutéis tanto como yo!
=====================




=======================
The Mystic's Dream  

A clouded dream on an earthly night
Hangs upon the crescent moon
A voiceless song in an ageless light
Sings at the coming dawn
Birds in flight are calling there
Where the heart moves the stones
It's there that my heart is longing for
All for the love of you

A painting hangs on an ivy wall
Nestled in the emerald moss
The eyes declare a truce of trust
And then it draws me far away
Where deep in the desert twilight
Sand melts in pools of the sky
When darkness lays her crimson cloak
Your lamps will call, call me home

And so it's there my homage's due
Clutched by the still of the night
And now I feel, feel you move
And every breath, breath is full
So it's there my homage's due
Clutched by the still of the night
Even the distance feels so near
All for the love of you.

 ==============
Sueño Místico

Un sueño en una noche nublada y terrenal 
Cuelga sobre la luna creciente
Una canción sin voz en una luz eterna
Canta en el amanecer que se avecina
Las aves en vuelo hacen escala 
Cuando el corazón mueve las piedras
Es allí donde mi corazón está anhelando
Todo por vuestro amor

Una pintura cuelga en una pared de hiedra
Ubicada en el musgo verde esmeralda
Los ojos declaran una tregua de confianza
Y entonces se me hace muy lejos
Cuando profunda en el crepúsculo del desierto
La arena se derrite en las piscinas del cielo
Cuando la oscuridad se pone su capa carmesí
Sus lámparas de llamas, llamas que conducen a casa

Y lo que está ahí es vuestro merecido homenaje 
Agarrado por el silencio de la noche
Y ahora me siento en movimiento
Y cada respiración está plena
Así que está ahí vuestro merecido homenaje 
Agarrado por el silencio de la noche
Aunque en la distancia cercana
Sea todo por vuestro amor

viernes, 15 de octubre de 2010

Decálogo de la serenidad


En los tiempos que corren es difícil comprometerse formalmente con algo, y más si es para toda una vida. Pero no nos cuesta tanto cuando son pequeñas cosas que podemos asumir de manera más fácil.

Viene esto a cuento de la historia de esta semana que acabo de releer y comparto con todos. Es un texto famoso del Papa Juan XXIII que circula por la red y seguramente ya lo conoceréis, pero me ha parecido oportuno reenviarlo. 



A mí me recuerda la importancia de vivir cada instante poniendo todo mi corazón en lo que hago, y así, paso a paso, ir construyendo la propia vida. 

Aquí os dejo con este Decálogo de la Serenidad

¡Que lo disfrutéis!


=====================

Decálogo de la Serenidad

1.- Sólo por hoy trataré de vivir exclusivamente el día, sin querer resolver el problema de mi vida todo de una vez.


2.- Sólo por hoy tendré el máximo cuidado de mi aspecto, seré cortés en mis maneras, no criticaré a nadie y no pretenderé mejorar o disciplinar a nadie sino a mí mismo.



3.- Sólo por hoy seré feliz en la certeza de que he sido creado para la felicidad, no sólo en el otro mundo, sino también en éste.

4.- Sólo por hoy me adaptaré a las circunstancias, sin pretender que todas las circunstancias se adapten a mis deseos.

5.- Sólo por hoy dedicaré diez minutos de mi tiempo a una buena lectura, recordando que, como el alimento es necesario para la vida del cuerpo, así la buena lectura es necesaria para la vida del alma.

6.- Sólo por hoy haré una buena acción y no lo diré a nadie.

7.- Sólo por hoy haré por lo menos una sola cosa que no deseo hacer, y si me sintiera ofendido en mis sentimientos, procuraré que nadie se entere.


8.- Sólo por hoy me haré un programa detallado. Quizá no lo cumpliré cabamente, pero lo redactaré y me guardaré de dos calamidades: la prisa y la indecisión.
9.- Sólo por hoy creeré firmemente, aunque las circunstancias demuestren lo contrario, que la buena providencia de Dios se ocupa de mí como si nadie más existiera en el mundo.

10.- Sólo por hoy no tendré temores. De manera particular no tendré miedo de gozar de lo que es bello y creer en la bondad.

Juan XXIII

martes, 12 de octubre de 2010

El nivel

¿Perfección o perfeccionismo?

Es indudable que todas las personas tendemos a un + en nuestras cosas, lo cual indica y es el inicio de la aspiración a una vida de perfección, sea en el campo laboral, familiar o espiritual. Y es bueno y loable.

Pero es relativamente fácil dar el salto y quedarse en el simple perfeccionismo, implicándose tanto en los detalles nimios con tal virtuosismo que al final, visto desde fuera, no se entiende su utilidad.

El video de esta semana es un sencillo recordatorio en clave de humor de esta situación, para que pensemos bien dónde ponemos nuestro esfuerzo. 

Se titula El nivel, ya se verá porqué. ¡A ver si os gusta!




domingo, 10 de octubre de 2010

Recuerdos del verano

He recibido recientemente unas fotos de algunas de las actividades que he realizado este verano y he tenido la viva impresión de que ya están lejísimos, pues han sido tantas las cosas, tan intensas y tan variadas que no me parece las haya realizado hace menos de dos meses.

(La foto es del bautizo de Amané, hijo de Yoly y Juanjo, en Traspinedo, Valladolid).



Se suele decir que vacaciones es sinónimo de cambio de actividad: dejar la labor cotidiana y hacer algo distinto.
  
(Aquí en una comida familiar en Zaragoza)


En mi caso puedo afirmar he disfrutado de unas vacaciones estupendas, ya que he podido cambiar de actividad cada pocos días: desde bautizos a primeras comuniones, desde campamentos en el monte a reuniones universitarias, de vestir pantalón corto y camiseta a llevar traje y corbata,... 
(en un momento de reflexión en el campamento de Quintanabaldo, Burgos).


 Y más recuerdos estivales: a la izquierda en el bautizo de Victoria, hija de Inma y Edu, en Dueñas, Palencia; y a la derecha en el bautizo de Jesús, hijo de María Belén y Juan Carlos, en Palma de Mallorca.


Resumiendo, ¡un verano que se me ha pasado volando! Y aquí van algunos fotos para que quede constancia.



(en una visita al Coliseo romano acompañado de Gabriel, en Roma evidentemente; y en Robledillo de la Jara, Madrid, con Javier, monaguillo excepcional)

No me queda sino agradecer a todos los amigos que me han acompañado en esos días de verano y dejar constancia aquí de los gratos momentos vividos en su compañía. ¡Muchas gracias!

¡¡Y a seguir con el trabajo cotidiano!!

viernes, 8 de octubre de 2010

Los tres leones

De vez en cuando sobrevienen dificultades inesperadas que parece sobrepasan nuestras fuerzas y, a poco que nos descuidemos, nos quedamos sin capacidad de respuesta. 

E inevitablemente surge la pregunta: ¿cómo afrontar las situaciones difíciles y los problemas?

Por desgracia no hay una fórmula mágica para resolver los problemas, a modo del bálsamo de Fierabras que aparece en El Quijote, pero sí que hay una manera clara de afrontarlos sean grandes o pequeños: siendo conscientes de que estamos por encima de ellos, que siempre podemos crecer un poco más interiormente para ver nuevas perspectivas, nuevos ángulos que son de gran ayuda para superar los obstáculos que se presenten.

Todo esto me ha sugerido la historia de esta semana, titulada Los tres leones. Aquí va:


==============

Los tres leones


En la selva vivían tres leones. Un día el mono, el representante elegido por los animales, convocó a una reunión para pedirles una toma de decisión: 

- Todos nosotros sabemos que el león es el rey de los animales, pero hay una gran duda en la selva: existen tres leones y los tres son muy fuertes. ¿A cuál de ellos debemos rendir obediencia? ¿Cuál de ellos deberá ser nuestro Rey?

Los leones supieron de la reunión y comentaron entre sí: 


- La preocupación de los animales tiene mucho sentido. Una selva no puede tener tres reyes. Luchar entre nosotros no queremos ya que somos muy amigos. ¿Cómo descubrir al futuro rey?

Otra vez los animales se reunieron y después de mucho deliberar, llegaron a una decisión y se la comunicaron a los tres leones.

- Hemos encontrado una solución muy simple para el problema, y decidimos que Uds. tres van a escalar la Montaña Difícil. El que llegue primero a la cima será consagrado nuestro Rey.

La Montaña Difícil era la más alta de toda la selva. El desafío fue aceptado y todos los animales se reunieron para asistir a la gran escalada.

El primer león intentó escalar y no pudo llegar. El segundo empezó con todas las ganas, pero también fue derrotado. El tercer león tampoco lo pudo conseguir y bajó derrotado.

Los animales estaban impacientes y curiosos; si los tres fueron derrotados, ¿cómo elegirían un rey?

En ese momento, un águila, grande en edad y en sabiduría, pidió la palabra:

- ¡Yo sé quien debe ser el rey! Todos los animales hicieron silencio y la miraron con gran expectativa.

- ¿Cómo?, preguntaron todos.

- Es simple, dijo el águila. Yo estaba volando bien cerca de ellos y cuando volvían derrotados en su escalada por la Montaña Difícil escuché lo que cada uno dijo a la Montaña. 

El primer león dijo: - ¡Montaña, me has vencido!
El segundo león dijo: - ¡Montaña, me has vencido!
El tercer león dijo: - ¡Montaña, me has vencido, por ahora! porque tú ya llegaste a tu tamaño final y yo todavía estoy creciendo.

La diferencia, completó el águila, es que el tercer león tuvo una actitud de vencedor cuando sintió la derrota en aquel momento, pero no desistió y quien piensa así, su persona es más grande que su problema: Él es el rey de sí mismo, y está preparado para ser rey de los demás.

Los animales aplaudieron con entusiasmo al tercer león, que fue coronado el Rey de todos los animales. 

martes, 5 de octubre de 2010

Merece la pena

¿Merece la pena desprenderse de algo que apreciamos mucho para ayudar a un amigo?

Para responder bien a esta cuestión seguramente habría que concretar casos, situaciones, momentos, ... pero en líneas generales yo creo que la respuesta es afirmativa. Y en la mayoría de las ocasiones no se trata de bienes económicos sino de los valores que llevamos en nuestro corazón esperando una oportunidad para salir.


El video de esta semana es muy breve, apenas llega al minuto, pero ilustra magistralmente esta idea de compartir lo poco o mucho que se tenga con el que lo necesita más, de la mano de la imaginación y creatividad de los niños, porque efectivamente, merece la pena.

Aquí va:



viernes, 1 de octubre de 2010

Dios y el zapatero

A menudo nos solemos quejar de nuestra suerte, envidiando a otras personas que parece tienen justo lo que a nosotros nos gustaría para ser plenamente felices.

Y entretenidos en esos pensamientos no caemos en la cuenta de todas las cosas buenas que tenemos, desaprovechando grandes ocasiones de vivir felizmente saboreando los pequeños -o grandes- detalles de la vida, desde la sonrisa de un niño a la compañía de esa amistad especial.

La historia de esta semana me ha hecho meditar más profundamente sobre este tema y, sobre todo, dar gracias a Dios por todas las cosas sencillas que me rodean y me ayudan casi sin darme cuenta en el vivir cotidiano. 

Se titula Dios y el zapatero, y espero que os guste.

=========================
Dios y el zapatero


Un buen día Dios tomó forma de mendigo y bajó al pueblo.  Buscó la casa del zapatero y le dijo: “Hermano, soy muy pobre, no tengo ni una moneda en la bolsa, estas son mis únicas sandalias y están rotas, si me hicieras el favor...”. 

El zapatero le dijo: “Estoy cansado de que todos vengan a pedir y nadie a dar”. 

El Señor le dijo: “Yo puedo darte lo que tu necesitas”. 

El zapatero desconfiado, viendo a un mendigo, le preguntó: “¿Tu podrías darme el millón de dólares que yo necesito para ser feliz?”.

El Señor le dijo: “Yo puedo darte diez veces más que eso, pero a cambio de algo”.

El zapatero preguntó: “¿A cambio de qué?”  

El Señor le respondió: “A cambio... a cambio de tus piernas”. 

El zapatero dijo: “Para qué quiero yo diez millones de dólares si no voy a poder caminar”.

Entonces el Señor le dijo: “Puedo darte cien millones de dólares a cambio de tus brazos”. 

El zapatero dijo: “Para qué quiero yo cien millones de dólares si ni siquiera voy a poder comer solo”. 

El Señor le dijo: “Bueno, entonces puedo darte mil millones de dólares a cambio de tus ojos”.

El zapatero pensó un poco y dijo: “Para que quiero yo mil millones de dólares si no voy a poder ver a mi mujer, a mis hijos, a mis amigos...”. 

Entonces el Señor le dijo: “Hermano, hermano... ¡¡qué fortuna tienes y no te das cuenta!!”.

Facundo Cabral